lunes, 21 de septiembre de 2009

No siento nada



Me siento tan rara..
Tan vacía,tan sola,tan cansada...y al la vez ilusionada con los cambios y hasta optimista.Forma parte de mi dualidad geminiana.

Echo de menos a personas importantes,tanto que me rompería en dos si me dejara sentirlo...por eso no lo hago.Y no siento nada.

Me he convertido en alguien insensible...alguien que ha conseguido bloquear el dolor para no sufrir.Me da miedo que un día estalle y me golpee todo junto y de golpe,por haberlo ocultado tanto tiempo.

Me da miedo no volver a sentir como sentía.No volver a confiar a ciegas,sin miedo.No se si podré...eso se lo debo a M.C.Me ha jodido,pero bien.Ha conseguido dejar mi autoestima a niveles que yo desconocía y ahora no me siento capaz de gustarle a nadie,de que nadie me quiera.Eso es lo que has conseguido.Ojalá algún día sepas lo que se siente cuando se te desgarra el alma.

Pero ya no siento nada.Solo frío por dentro.Y a la vez no soy infeliz.Tengo muchas cosas que me gustan y que me llenan.Tengo amig@s.Amig@s de los buenos,de los que realmente merecen la pena.Y por ellos sí que siento cosas.Les quiero.

Tengo a mi perro,y a él si que le quiero...que amor tan puro e incondicional.Tan desinteresado.Tan básico.

Me siento como si hubieran anestesiado parte de mi corazón...esa es la sensación exacta..y cosas que deberían importarme,no lo hacen en realidad.Todo es demasiado relativo desde que él se despidió en aquel aeropuerto para no volver...amparado por la distancia,como los cobardes que van a por tabaco y no vueven a sus casas.Pero en versión moderna y con avión de por medio..pero la misma esencia.

Tengo miedo de no volver a sentir aquello que sentí por él y ala vez me alegro de no volver a hacerlo.Exponerse tanto no es bueno.Pero es sano no hacerlo?

Es más feliz el que no confía y reprime sus sentimientos para no sufrir?o es lícito protegerse para no volver a pasar por un dolor irrepetible?

Lo que me pide el cuerpo ahora mismo.Un hamburguesa para ahogar mis penas..

6 comentarios:

Rebeca on 22 de septiembre de 2009, 12:43 dijo...

Editar Rebeca dijo... Creo que todos hemos pasado por esa fase tan dolorosa. Conmigo también se escudaron con la distancia, un avión y la despedida en un aeropuerto, y lo cierto que esa sensación de relatividad, de dejar de quererme y de estar anestesiada también la he vivido, pensaba que no la superaría, que jamás querría a nadie más, pero aún así, el amor tiene sus propias reglas y nada (ni tu propio empeño) impide que se cumplan.

No te digo que olvidaras, porqué aún yo vuelvo la vista atrás pensando que aquello fue lo mejor del mundo, pero el recuerdo se diluye y acabas por comprender que o te empiezas a querer a ti misma y a tirar para adelante o tu vida va a ser un verdadero desastre, uno no puede pasarse el resto de su cuenta temporal lamentándose por las esquinas e instalandose en el pasado. No, una tiene que recordar que está en el presente y que de ti depende que allá un futuro increíble.

De momento yo le añadiría un helado enorme a la hamburguesa, eso también consuela.

DesCreyendo on 22 de septiembre de 2009, 14:33 dijo...

Tienes toda la razón,Rebeca,hay que mirar hacia delante..pero yo soy de las que creo que las cosas cuando se cierran bien,curan mejor.Una conversación cara a cara no es tanto pedir a alguien que se supone te ha querido,no?pues parece ser que sí lo es...

en fin,espero que las cosas pasen,porque algo mejor está por venir ;-))

Irmina Díaz-Frois Martín on 22 de septiembre de 2009, 19:30 dijo...

Bueno, mi opinión es que hay que dejar correr las cosas que poco a poco vuelven a su sitio, tomárse las cosas con calma. Como dice el refrán. "Después de una tormenta llega la calma"
Mucho ánimo.

DesCreyendo on 22 de septiembre de 2009, 22:09 dijo...

Muchas gracias Irmina!por pasarte por aqui y por tus ánimos...si,hay que ser positiva y pensar que lo mejor está por venir..al igual que el hombre de mi vida!que está claro que no era él si no supo valorarme lo suficiente como para quedarse a mi lado,no?

thot on 24 de septiembre de 2009, 9:47 dijo...

Hace aproximadamente cinco meses sentí ese "dolor irresistible" que mencionas, y es cierto que se siente miedo a entregarse, a volverse a sufrir, o no ser lo suficientemente frío. No sé si el futuro me trae otra oportunidad, pero bien es cierto, que si llega, me volveré a entregar con cuerpo y alma, y que sea lo que Dios quiera. Va en mi naturaleza. Fuera miedos.
Un beso.

DesCreyendo on 24 de septiembre de 2009, 18:06 dijo...

Gracias thot,lo "mío" tb fue hace 5 meses...y ya no me falta el aire ni me apetece no despertarme por las mañanas...he pasado a la fase en la que no me impide hacer vida normal ni divertirme,lo cual no es poco...pero eso no quita que haya momentos que sienta un dolor agudo y punzante en el pecho y me caigan las lágrimas...pero cada vez son menos esos momentos...no he perdido la ilusión ni las ganas de volver a enamorarme,pero me da miedo querer y no poder...supongo que cuando aparezca la persona adecuada,simplemente pasará.

Un beso!

Publicar un comentario

La frase...

Para decir "condiós" a los dos nos sobran..los motivos..."

Atención a...

 

Porque yo lo valgo! Copyright © 2009 Cosmetic Girl Designed by Ipietoon | In Collaboration with FIFA
Girl Illustration Copyrighted to Dapino Colada